‘Gagarine’, de Fanny Liatard y Jérémy Trouilh, cine suburbano francés en realismo poético teñido de ciencia ficción


Casi se podría analizar la evolución de los últimos 40 años del cine francés, a partir de uno de sus géneros más específicos, el llamado ‘cinema de banlieue’ (cine suburbano). Así como el cine norteamericano puede filtrarse por el tamiz del western (otro eminentemente nacional), el cine francés desde los años 80 parece evolucionar en paralelo a su género más estatal (y que no ha creado aún propuestas similares fuera de su territorio, o lo ha hecho muy tímidamente y, con total seguridad, sin el éxito que encuentra entre el público francés).

Se puede hablar del nacimiento de este género desde los años 80. Posiblemente, el inicio se pueda situar en la película ‘Interdit aux moins de 13 ans’, de Jean-Louis Bertuccelli, estrenada en el 82. Al principio de manera muy discreta, este género solo tarda una década en imponerse en la gran pantalla, primero con ‘Hexagone’ (1994), de Malik Chibane, en que ya se empieza a utilizar la etiqueta que perdurará hasta ahora y, sobre todo, un año después con la arrollada ´La Haine’, de Mathieu Kassovitz.

Desde entonces el ‘cinéma de banlieue’ ha pasado por diferentes etapas. ‘Gagarine’ supone otra vuelta de tuerca a un esquema temático establecido y supone toda una regeneración de un género, que parece disponer de una capacidad total para renovarse. La ópera prima de Fanny Liatard y Jérémy Trouilh aporta al cine suburbano francés un realismo poético teñido de ciencia ficción.

En 1963 el mismísimo cosmonauta soviético Yuri Gagarin, primer hombre que viajó al espacio, inauguró una mole de 13 pisos y 400 apartamentos en París, llamado Gagarine en su honor. Ubicado en el suburbio del sudeste parisino de Ivry-sur-Seine y construido según el modelo de bloques de viviendas soviéticas, el edificio se encontraba en completa ruina, por lo que el pasado verano se decidió proceder a su total desmantelamiento. Una complicada logística que durará casi un año y medio.

El protagonista, un joven de 16 años que lleva el mismo nombre que el cosmonauta, decide oponerse a la demolición del lugar, que ha constituido toda su infancia y adolescencia. En el cine suburbano hasta el momento, y siguiendo la actualidad política y social del país (como en la reciente ‘Los Miserables’, de Ladj Ly), esa rebelión hubiese implicado una buena parte de confrontamiento contra las autoridades, hasta llegar a la violencia física.  

‘Gagarine’ rompe con todos los esquemas previstos y crea todo un universo diferente visual y narrativamente. Se muestra la solidaridad y la unión de los vecinos, la creatividad para lograr que se paralicen las expulsiones de los pisos, la poesía del lugar y los sólidos lazos sociales que en ella conviven. Y, por si fuese poco, según avanza la acción, ‘Gagarine’ se adentra dentro del terreno de la ciencia ficción. La habilidad visual de sus cineastas logra con planos estudiados, y muy construidos, dignos de las mejores sagas espaciales, con un sentido de la estética y de la poesía inesperados.

Pocas veces se verá este año en el cine, por un lado, un espacio tan poco inspirador, como unas torres de estética comunista, transformado en una gran nave espacial, con tanta originalidad y sin, prácticamente, medios técnicos, solo a base de la esencia del buen cine, transformar con imágenes la realidad. Y por otra, hacer de un final, infinitamente triste y nostálgico, una apoteósica conclusión repleta de emotividad, imaginación y emoción. Uno de los films más inesperados del año. Donde hay creatividad a raudales, se encuentra el mejor cine.      

17º Festival de Sevilla – Sección Oficial

Título Original: Gagarine. Dirección: Fanny Liatard y Jérémy Trouilh. Guion: Fanny Liatard, Jérémy Trouilh y Benjamin Charbit. Fotografía: Victor Seguin. Montaje: Daniel Darmon. Intérpretes: Alseni Bathily, Lyna Khoudri, Jamil McCraven. País: Francia (2020). Duración: 95 min.Sinopsis: Yuri, 16 años, ha pasado toda su vida en las Torres Gagarin, un proyecto de viviendas situado en las afueras de París y sueña con ser astronauta. Cuando se plantea su demolición, Yuri se une a la resistencia. Con sus amigos Diana y Houssam, se embarca en la misión por salvar su hogar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s