Callback, España 2016


En la pura vena, y más dura aún todavía, del cine de los obscuros meandros de la psicología humana, esos retratos de la inestabilidad e imprevisibilidad de los personajes de los primeros trabajos de Michael Haneke, el realizador Carles Torras, con Callback, reafirma su particular, espléndida e impresionante capacidad para inquietar al más inmutable de los espectadores.

Call6

Callback es un puñetazo visual, una revisión del sueño americano, una sublime actuación de su actor principal, Martin Bacigalupo (actor chileno residente en EE:UU.), y una radiografía de los gusanos que, aunque nunca se muestran pese a su existencia, pueblan la gran manzana de la urbe del norte americano más famosa, en la que los sueños se transforman en pesadillas (un contrapunto intenso e interesante a la sureña, La La Land).

Ese Callback incesante, la sobada y repetida frase “ya le llamaremos”, es el tic tac de la bomba que, desde el primer fotograma, sentimos va a estallar en cualquier momento. Su protagonista, Larry, sobrevive realizando mudanzas (y “performances” muy especiales cuando los dueños no están en su casa), en espera de conseguir el papel, anhelado y mil veces soñado, de conseguir un rol, aunque sea sólo la voz de un anuncio publicitario (con textos que jamás entrarán en la historia de la literatura).

Call2

Frío y distante, a primera vista, amable y educado, en la intimidad o en los breves encuentros con la realidad cotidiana, el camarero que le prepara siempre la misma hamburguesa o en las colas de los infinitos castings, Larry soporta el rechazo, aguanta la espera y se refugia en las palabras de un predicador evangélico que le reconfortan y calman. Por el momento.

Pero un personaje inesperado, una joven a la que le alquila momentáneamente una de sus habitaciones, ¿significará la posible salvación, el encuentro con el otro con quien compartir algo de humanidad, o la definitiva caída del ángel (al que ni siquiera le han tenido que expulsar del paraíso porque siempre le han dejado a sus puertas).

Carles Torras deslumbra con un rodaje kamikaze que no tiene nada que envidiar a otras producciones más planeadas de antemano o con un mayor presupuesto. Inteligencia del montaje, una elaborada fotografía “sucia” a lo Larraín, una dosis de suspense que crece como la espuma, según se van acumulando los castings del protagonista, una sabia economía de detalles (¿de quién es, en realidad, el apartamento?) en un guión que el espectador va construyendo con el desarrollo de la historia y un gran momento final que, si bien puede chocar a más de un espectador, no deja indiferente a nadie.

Call3

Exitazo del Festival de Málaga en la que Callback se llevó tres de los premios más importantes, película, guión y merecidísimo actor, que ya estamos deseando volver a ver, por fin, la película llega a las carteleras españolas. Ideal momento para disfrutar de la historia de este personaje que no nos gustaría encontrar fuera de la gran pantalla.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s