Suburra, Italia 2015


La ciudad de la eterna corrupción como nunca antes se había visto. Políticos de la peor calaña negociando mordidas y comisiones ilegales para recalificar terrenos, en su propio beneficio. Hombres de estado (del peor estado que se pueda imaginar…la infinita y sin límite codicia personal) negociando votos a cambio de puestos en empresas públicas u otras cámaras legislativas (asilo de favores escondidos a cambio del silencio comprado).

Sub5

La Iglesia con sus intereses, nada espirituales, sino terrenales, bien asentados en especulaciones de poder oscuro, dinero negro y ambición azabache. Delincuentes en armoniosa colaboración con políticos, para que se ocupen de las víctimas colaterales de sus noches de tarjetas black y blanca cocaína, a cambio de una rigurosa negociación de futura explotación de barrios enteros.

Sub4

Por desgracia, este sistema de corrupción generalizado, estructurado y bien engrasado (en todos los sentidos) que debería espeluznarnos, no sólo no nos asombra puesto que es la realidad nuestra de cada día sino que, para más inri, aún recibe millones de votos en nuestro sistema político, por lo que su inminente estreno debería ser inminente.

Sub3

Stefano Sollima, célebre realizador de la serie Gomorra sobre la mafia napolitana, vuelve a colaborar con sus dos novelistas preferidos, Carlo Bonini y Giancarlo De Cataldo (autores de Romanzo Criminale y A.C.A.B.: All Cops Are Bastards) toda la rabia y furor de la mafia y los trapicheos de Roma.

Sub1

La película espectacular, baña en una perpetua lluvia la ciudad eterna, deja pegado al asiento al espectador. Suburra, esos suburbios poco recomendables que vienen de la época de Julio César, parecen no haber cambiado mucho con el tiempo.

Sub6

Los protagonistas sí pero la codicia, el apego a la poltrona y al lujo pagado por los contribuyentes sigue siendo el mismo, bueno, en una mayor proporción adaptada a la megalomanía de los tiempos actuales.

Suburra, éxito de crítica y público, verá en 2017 su adaptación en serie de 10 capítulos, producidos por la cadena Netflix. Espero que también cuente con los extraordinarios protagonistas, Pierfrancesco Favino y Elio Germano. La ciudad eterna, Roma, añade un sustantivo, de la eterna corrupción. ¿O era Valencia, Almería, Madrid, Sevilla…? Imposible situarla con exactitud.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s