Diamond Island, Camboya 2016


Qué placer sentir renacer la cinematografía de un país. Camboya que, entre 1960 y 1975 había producido más de 400 películas, desde que el grupo guerrillero de los Jemeres rojos tomó Nom Pen en 1975, desapareció del mapa de las grandes pantallas, dado que el dictador Pol Pot declaró a toda la profesión del cine, enemigos del pueblo. Ahí es nada.

DI1

Hasta ahora lo único que llegaba de Camboya, un territorio que ha sufrido tanto (se habla de tres millones de muertos sólo en este país, en Europa fueron seis millones los judíos exterminados por la dictadura nazi, las cifras dan vértigo) eran los impresionantes documentales de Rithy Panh. El país vuelve a descubrir la magia del cine y ya en 2016 se ha producido 40 largometrajes (sin contar, el casi medio centenar de cortometrajes, con talentos como Neang Kavich, Ines Sothea o Polen Ly… que han arrasado en los festivales internacionales).

DI2

Davy Chou se ha convertido, sin querer, en la cabeza visible del nuevo cine camboyano. Tras su documental, Le sommeil d’or, en que miraba hacia el pasado para rememorar la importancia del cine de su país, se lanza a la ficción dirigiendo, en esta ocasión, la vista hacia el futuro con la maravillosa Diamond Island.

Un enorme proyecto inmobiliario, en una de las islas de la ribera de Phnom Penh, en la que se reproduce la arquitectura europea, barrio de futuros nuevos ricos (al estilo de The World, de Jia Zhangke), donde por el momento acuden por millares jóvenes campesinos para trabajar en la construcción de lo que será la vitrina de la Camboya más moderna y actual.

DI3

Rodada con actores no profesionales de una naturalidad y presencia impresionante, como Bora, con sus 18 años, que abandona su familia para trabajar en Diamond Island, y que por suerte, encuentra a su hermano que, desde hace ya cinco años, no había dado señales de vida.

Atrapado en un mundo miserable que promete un futuro resplandeciente e hipnotizado por la fortuna de su hermano (moto último modelo, amigos americanos que financian sus viajes, rodeado de chicas de los buenos barrios), el protagonista se adentra en un mundo inesperado en lo que todo lo que brilla, no es oro necesariamente.

DI4

Diamond Island es una impresionante historia sobre esta juventud, nacida en un momento trágico de la historia del país, sin referentes, y que reclama la parte del nuevo pastel, apetitoso y reluciente, que se le expone ante sus ojos, pero lo suficientemente lejano, para que no le sea fácil llegar a probar tal exquisito manjar. Un lógico deseo ante la exhibición del nuevo (y no tan cierto) bienestar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s