El amor duele, el orgullo no: Elle y Quand on a 17 ans, Francia 2016


Buen día, 28 de junio, para hablar de dos verdaderos veteranos del cine de las neuronas, sin olvidar la testosterona y las hormonas: Paul Verhoeven que presentó Elle, en el reciente festival de Cannes, y André Téchiné que lo hizo en febrero en Berlin, con su último trabajo, Quand on a 17 ans (Cuando tienes 17 años).

Elle1

Dos películas que, en el fondo, tienen como motor interior el deseo frustrado y sus peligrosas consecuencias. Basada en la novela del francés Philippe Djian, Elle es subversiva, demoledora, corrosiva, y algo que nunca se acaba de reconocerle al furioso holandés, Paul Verhoeven, su exquisito, un tanto macabro, sentido del humor.

Elle2

Isabelle Huppert, inmensa actriz que se supera y sigue siempre sorprendiendo pese a que pensemos que en cada película ya ha llegado a su cima interpretativa, es una ejecutiva agresiva, distante, fría, calculadora y muy práctica, en su vida diaria. Tras una agresión sexual que acaba en una violación, decide encontrar al responsable, sin apoyarse ni en la policía ni en su entorno familiar.

Elle3

Paul Verhoeven, el Blake Edwards del humor azabache, se divierte de lo lindo con esta historia sobre lobos, no tan feroces como aparentan, y Caperucitas, más bien rosas que rojas. Y el espectador, aún más disfrutando de esta nueva versión de “El regador, regado”, ¿o era el domador, domado?

17Años2

André Téchiné no se le podía haber ocurrido mejor idea que de llamar a la talentosa Céline Sciamma (Girlhood, Tomboy), para escribir a cuatro manos el guión de Quand on a 17 ans, en la que un adolescente sufre la persecución y el maltrato de un compañero de clase.

Quand2

Con dos excelentes actores como protagonistas (como Kacey Mottet Klein -que continúa acertando de pleno en la elección de sus roles- y Corentin Fila), la historia se complica frente a la decisión de la madre (más ingrata y ciega del cine actual) de que aquel venga a vivir a su casa, mientras su madre descansa de un embarazo muy delicado.

17Años

De nuevo, la visceral frustración, el deseo oculto y la pasión enmudecida hacen sufrir a los personajes un verdadero viacrucis. Por ello, hoy más que nunca, afirma lo que quieres ser y elige lo que desees, porque la diversidad es el principio básico del universo y el amor el objetivo final de la existencia. La frustración perjudica gravemente a tu salud y a la de las personas que te rodean. Sé tú mismo/a, al final resulta mucho más fácil.

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s