Workers, México 2013


Desde cine invisible no nos cansamos de disfrutar del momento mágico que está viviendo el nuevo cine mexicano, por poner una fecha una fecha aproximada, desde el inicio del nuevo siglo. Desde hace unos 15 años la llegada de una serie de treintañeros directores ha agitado el panorama cinematográfico nacional y repatriado una interminable cantidad de galardones internacionales de los mejores festivales del mundo. La lista es amplia, variada y excitante pero lo más importante es que renueva continuamente.

W7

Mañana se celebra la entrega de los Premios Ariel de la Academia Mexicana de artes y Ciencias Cinematográficas. La ceremonia más importante del cine en español a nivel internacional, puesto que los premios se crearon en 1946 y este año se celebra su 56ª edición. Por desgracia en nuestro país, para la mayoría de nuestros políticos, la cultura siempre ha resultado sospechosa, e incluso algunos, vistas las medidas que le reservan, consideran al cine como un crítico enemigo. Recordemos que nuestros Goyas, creados en 1987, no han llegado ni a 30 ediciones.

Entre los nominados, mis favoritos son La jaula de Oro, Heli (magnífica película de la que no hablé hasta ahora, por haberla visto después de su estreno en cines), Club Sándwich, Los insólitos peces gatos y Workers. Sin olvidar la maravillosa fotografía de Diego García en Fogo.

W6

Workers, la primera obra de ficción de José Luis Valle, tras su documental El milagro del Papa (2009), concentra las obsesiones y contradicciones de todo un país, magistralmente sin necesidad de artíficos ni grandes discursos, gracias a una majestuosa puesta en escena y unos actores inspiradísimos (Jesus Padilla y Susana Salazar).

En primer lugar las diferencias económicas abismales que conviven en el mismo lugar. No olvidemos que en 2012 el hombre más rico del mundo era mexicano. Lidia, una de las protagonistas, trabaja en una de esas mansiones en que todo es de un reluciente dorado, para recordar el brillo del metal rey y también el estatus social de la familia. Y Rafael, inmigrante, tras trabajar 30 años en una empresa de bombillas, a la que demuestra una fidelidad continua y sin límites, va a sufrir una desagradable sorpresa en el momento de su jubilación.

Por otra parte, un cambio de circunstancias va a empujar a los protagonistas a exprimir esa violencia, siempre contenida pero continuamente presente, de uno de los países con uno de los mayores problemas de violencia a nivel internacional. Y como siempre, la frontera. En esta ocasión Tijuana, lugar de paso, de contrastes, de encuentros y, sobre todo, de desencuentros e inspiraciones. A veces, México parece que está constituido por una enorme frontera sinuosa que recorre el país de un extremo a otro.

Como siempre la mejor manera de celebrar los premios Ariel es disfrutar de una de las películas mexicanas, ya sean actuales o antiguas, como lo hace uno de los más antiguos Cine Club del país, el Cine Club Fas (61 añitos) programando el día de la ceremonia, Post Tenebras Lux de Carlos Reygadas. Excelente elección de una magnífica cinematografía. Enhorabuena, de antemano, a todos los nominados y galardonados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s