Caprichos de Mayo


Hoy me he levantado preguntón. Si alguien tiene las respuestas de este mar de dudas, las aceptaré con gusto. ¿Por qué las películas más premiadas de todos los festivales internacionales no llegan, en la mayoría de las ocasiones, a la pantalla? ¿Dónde se quedan todos estos films? ¿Perdidos en el camino o en el cementerio de películas interesantes? ¿Por qué sólo se estrena una cantidad mínima de la oferta cinematográfica actual? ¿Por qué, visto el éxito de público en las muestras, encuentros y festivales, la exhibición de cine se limita a la producción, en su mayoría, americana? Dado el cambio de costumbres, hábitos y modos de vida producido en los últimos años, ¿por qué la oferta cinéfila sigue el mismo formato de exhibición, en general, de hace 25 años por lo menos, una película por sala y semana con tres pases diarios? Me paro aquí en este “ser o no ser” del cine actual. Por hoy ya es suficiente.

Menos mal que la cartelera nos da alguna que otra alegría a los amantes del cine invisible y, por eso, cada mes propondré algún que otro capricho para llevarnos a la retina. Antes de que la quiten, los desafortunados que nos han asistido a esta fantástica Tournée de Mathieu Amalric, deberían precipitarse al cine para disfrutar de un buen rato de cine totalmente liberador. Un road movie, en el que Gracita Morales hubiese estado a sus anchas, y que despierta en los espectadores el irresistible deseo de convertirse en cabareteros (salvo si la dueña del local es Cher).

El próximo viernes, 20 de mayo, se estrena la última película del decano del cine mundial, el director portugués centenario, Manoel de Oliveira, El extraño caso de Angélica. Un reposado film, semejante a un testamento, unos fotogramas contemplativos que describen la pasión por el amor o el trabajo bien hecho y un inmenso amor por las imágenes.

La semana siguiente, el 27 de mayo, Nowhere Boy nos traslada a la juventud de John Lennon, con la inmensa Kristin Scott Thomas, evidentemente no en el papel del protagonista (no se trata de una película de Todd Haynes). Y si deseas doble ración, personalmente hasta el momento esta actriz nunca me ha decepcionada, también protagoniza La llave de Sarah, estrenado ya en DVD. Y esa mismo semana, pero esta vez en cine el mayor éxito francés del año, el último trabajo de Guillaume Canet, Pequeñas mentiras sin importancia, que presiento, ya nos lo confirmará mi vecino Pau, también funcionará bien en taquilla.

Y por fin otra manera de acceder al cine invisible gracias a la estupenda selección de Filmin. Entre sus últimas novedades cuatro bombazos: una brillante Lola, para los que piensan que su abuela es la mejor del mundo; un interesante Abel, para los que piensan que su padre es el mejor del mundo;  una inquietante Chloe, para los que piensan que su esposa es la mejor del mundo, y un inspirado De dioses y hombres, para los que piensan más allá de este mundo.

2 comentarios

Responder a Carlos Loureda Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s