La Profesora (Ucitelka), Eslovaquia 2016


No podía caer en mejor momento el estreno de esta película que aborda, con sabrosa inteligencia, las pequeñas corruptelas de una profesora de colegio en la antigua Checoslovaquia, durante su régimen comunista de principios de los años 80. Un sistema que funciona en circuito semi-cerrado y que muestra su lado más perverso.

LP1

Jan Hrebejk, el director, comienza brillantemente su narración. La llegada al colegio de los alumnos que dejan sus abrigos en una sala con rejas (la figura de la reclusión impuesta desde el primer momento) y, paralelamente, la misma situación con los padres de estos jóvenes que también llegan al mismo lugar, para una reunión con la directora, con la intención de aclarar lo que ha pasado en los últimos meses.

LP4

Un guión que va destapando poco a poco, con elegante sutileza y sabia dosis de suspense, los hechos que han impulsado a un inicio de reclamación en un régimen en el que nadie tenía voz individual, dado que el único interlocutar era el conjunto del “pueblo”, que decidía lo quie era bueno o malo para todos los ciudadanos, y una excelente intérprete, Zuzana Mauréry, que en el Festival de Karlovy Vary conquistó el galardón de mejor actriz.

LP3

La profesora no duda en solicitar a sus alumnos la profesión de cada uno de sus padres. Amparada bajo el eslogan de que todos tenemos que ayudarnos (sobretodo, ayudarle a ella), hace reparar su lavadora, que le hagan las compras, que la peinen gratis… que sus alumnos le limpien la casa. Todo evidentemente bajo la protección de la reputación de su puesto político y la susurrada amenaza de sus excelentes relaciones en el partido.

LP2

La película es un fascinante análisis sobre el disfuncionamiento de los mezquinos y peligrosos personajes que abusan de sus pequeños y limitados poderes (la profesora en aquella época es una indiscutible autoridad) y una sangrienta disección del mecanismo de soborno, presión y chantaje.

LP5

Pero lo más interesante de la película, y al final, lo que todos nos acabamos por preguntar, ¿cómo unas personas normales pueden caer en esa trampa y entrar en el juego de manipulación? De apariencia sencilla (gran virtud, visto el tema elegido), La profesora es, en realidad, una bomba de explosión retardada que estalal en la última escena.

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s