Ojalá estuviera aquí (Wish I Was Here), Estados Unidos 2014


Diez años después de su ópera prima, Algo en común (Garden State), el director, guionista y actor de cine y televisión (Scrubs), Zach Braff, continúa con sus narraciones autobiográficas, en esta ocasión, ayudado en la escritura por su hermano.OE1Si bien en su primer film el regreso al hogar paterno en Nueva Jersey, por causa del fallecimiento de su madre, centraba el núcleo de la historia, una década después el actor ya se ha asentado un poquito más. Esta vez el escenario será su propia casa en Los Ángeles, con su maravillosa esposa y sus dos divertidos hijos, un hermano resentido hacía su padre y un primogénito con problemas de salud, detonante de este último reencuentro familiar.    OE2Dividida en dos motivos e inspiraciones diferentes, la dedica a la comedia resulta la mejor lograda. Las situaciones adecuadas, el ritmo perfecto y las réplicas afiladas, aunque recuerden lo mejor de los hermanos Coen en su ácida crítica de todo un folclore judío ilógico y desternillante o las disfuncionalidades familiares de Little Miss Sunshine, se han convertido casi en un subgénero dentro del cine indie americano y un deleite para el espectador.OE3Si bien la parte dramática es más previsible, construida de manera un tanto artificial y dirigida en flecha a incrementar las ventas de pañuelos de papel, el cineasta, al menos, consciente de ello, la reduce al mínimo posible. Lo que no quita para obtener una agradable película sobre el difícil paso a la verdadera madurez de los adultescentes de la época actual (adultos que siguen comportándose como jóvenes sin responsabilidades).OE5Al mismo tiempo retrato de una ciudad apasionante, Los Ángeles, el guión combina las ideas de que todos somos cada día un poco héroes, la necesidad de seguir intentando conseguir nuestros sueños (nada nuevo bajo el sol pero no está nada mal que nos lo recuerden de vez en cuando) y disfrutar más lo que tenemos. OE4Pero, quizás, lo mejor de la película sea disfrutar de un equipo de actores secundarios excepcionales, el siempre excelente Mandy Patinkin, la presencia arrebatadora de Kate Hudson (que veremos próximamente con Gael García Bernal en A Little Bit of Heaven) y la actriz quinceañera Joey King con su alucinante y prometedor futuro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s