L’armée du salut, Marruecos 2013


Con él llegó el escándalo, como mínimo, político y literario. Cuando Abdellah Taïa salió del armario en una entrevista en la revista política Tel quel, seconvirtió en una de las primeras figuras públicas que reconocía, de manera directa, su homosexualidad en Marruecos (país, según sus propias palabras, acostumbrado a negar radicalmente este tema).AS1El mismo año publicó la novela (en español sólo se han traducido, Mi Marruecos y El día del rey) que da título a la película y que él mismo ha adaptado a la gran pantalla: el relato, desde una perspectiva autobiográfica, de parte de sus experiencias, en su país de origen y en otros lugares a los que se ha exiliado voluntariamente (sin duda alguna, empujado por una necesidad).  AS5El protagonista, uno de los miembros más jóvenes de una familia muy numerosa, intenta encontrar su lugar entre sus hermanas, mayoritarias que, junto a su madre, le relegan a otro plano por ser un chico, la adulación a su hermano mayor, la ambigua relación con su padre y una sociedad hipócrita que utiliza, al mismo tiempo, que ignora u oculta la condición homosexual.AS3La película está dividida en dos partes. Si en la primera el protagonista camina siempre en la cuerda floja de la utilización por parte de los adultos, la segunda cambia radicalmente de registro y sitúa la acción en otro país, diez años después. Las cosas, y hasta las personas, se diría que ya no son las mismas. El tiempo puede endurecer el corazón más tierno y no hay nada más potente que el ansia de ser libre.AS4El escritor debuta con este ópera prima en el séptimo arte, con un sentido del detalle, justo, y del tiempo necesario para subrayar la ansiedad del protagonista. El joven Abdelá recorre las calles de Salé, ciudad próxima de Rabat, en su adolescencia soportando la decisiones de los otros, que no le dejan posibilidad de opinión ni de oposición. Cuando el escenario cambia y los años han afianzado su personalidad, el protagonista ya no parece el mismo.AS6Un debut prometedor, que ya ha comenzado a cosechar premios en algunos festivales y, en la misma vía que otros u otras cineastas vienen denunciando, una radiografía perfecta de un país machista socialmente e hipócrita en sus costumbres. Una película generosa, dado que no se limita a un único tema, y sorprendente por la riqueza y honestidad de las situaciones. Como se nota cuando no solamente se trata de ficción…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s