Magic Magic, Chile 2013


Sebastián Silva es uno de los directores latinoamericanos con los que habrá que contar en esta década. Su brillante carrera profesional como ayudante de dirección (de Robert Rodríguez, Julian Schnabel, Alejandro González Iñárritu y, por si fuera poco, de Terrence Malick en To the wonder), guionista o director le sitúan a una buen distancia de la media habitual.MMM10Este director parece disfrutar del don de estar ubicado en el lugar exacto en todo momento, al contrario de los personajes de sus películas. En la excepcional La nana (2009), las pobres candidatas al puesto de la sirvienta más malvada del universo, en la sorprendente Gatos Viejos (2010), la pareja de ancianos en sus propia casa (inexplicable que esté todavía sin estrenar por estos lares) o en el último de sus trabajos, esta cándida turista americana en el más recóndito de los paisajes chilenos.MMM5Como Denis Villeneuve que ha rodado dos películas con un mismo actor, Jake Gyllenhaal (y qué dos filmes, además, Enemy y Prisoners), Sebastián Silva ha hecho lo mismo con Michael Cera (junto a Magic Magic se añade Crystal Fairy & the Magical Cactus, o la odisea del actor americano en suelo chileno en busca del mítico alucinógeno cactus San Pedro).MMM2En Magic Magic el cineasta y los actores se divierten como locos (nunca mejor dicho) con las situaciones típicas del cine de terror actual: casa de campo, alejada de todo bicho viviente, y puede que hasta embrujada, ruidos inesperados, adolescentes en plena explosión sexual, difícil acceso al exterior… pero en lugar de repetir lo que ya hemos visto hasta la saciedad, transforma la historia en algo original e inesperado.MMM6Fácil lo tenía con el quinteto de actores a su disposición: Juno Temple, Emily Browning, Catalina Sandino Moreno, Agustín Silva y el mencionado Michael Cera. Una gozada ver a esta nueva hornada de intérpretes implicarse en un juego tan sugerente como perverso. Magic Magic debe mucho al ambiente de las primeras películas de Roman Polanski. Más en el terreno de la sugestión que de la exposición, este tipo de cine fantástico se crea a partir de instantes, de miradas, situaciones con doble o triple interpretación, y ante todo, un ambiente malsano incrustado en cada fotograma.MMM8La proeza del director es que cada espectador se va creando su película, dando su particular interpretación de qué es lo que le ocurre a esta turista, y nadie se espera el giro final. Los afortunados que estén en el esperado y, siempre fantástico, festival de Sitges podrán verla en la competición oficial en primicia. Muchas ganas, ¿no?

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s