Mucho Más Que Miel (More Than Honey), Suiza 2012


Ingenuo de mí, me imaginaba las abejas libres y ocupadas en viajar a través de lugares soleados, repletos del perfume de cada flor y bebiendo de ellas como un néctar exquisito. O sea, la gran vida. Volando, sin necesidad de buscar los mejores precios de las compañías  y servicios low cost, con el mejor supermercado en libre acceso y servicio, y por la noche de juerga con los millones de compas en el panal. Debe de ser la influencia perniciosa de la abeja Maya pero la visión de esta apasionante documental me ha despertado de los mundos de Yupi.MH1Aunque algo ya sabía de su estructura jerarquizada y su estricta organización, ver en directo el nacimiento de una reina (malos tiempos para la monarquía incluso en el reino animal), su fecundación en pleno vuelo  y, casi a continuación, una apicultora austriaca que, con un destello de  avaricia en sus ojos, cuenta que en el mercado una reina de pura raza fecundada cuesta unos 200 euros y que ella las envía a casi 60 países del mundo, deja K.O. a cualquiera.MH2En los últimos 15 años, según cuentan los expertos, el 75% de las abejas han desaparecido. Volatilizadas. La historia se repite, prácticamente sin variantes, en los cinco continentes, y como en una intriga policial, el escenario del crimen aparece vacío. De la noche a la mañana el panal de un enjambre, hasta el día anterior en plena actividad, se despierta sin una huella de un insecto ni cadáveres en las cercanías ni la mínima explicación. Abejas desaparecidas que nunca regresan.MH8Markus Imhoof ha realizado un inmenso documental, presentado en los festivales de Berlín y Locarno, que sorprende por sus imágenes e inquieta por su contenido. Cuando la sala asume que el 80% de los vegetales necesitan la estrecha colaboración de las abejas para ser polinizados, los escalofríos recorren las espaldas de los espectadores.MH3Una mezcla, sin duda, de razones: utilización masiva de pesticidas, agricultura intensiva, organismos genéticamente modificados, cambio climático, parásitos, virus… está acabando con uno de los agentes necesarios para la supervivencia del hombre. Descubrir que hasta la apicultura se ha convertido en un negocio más, con sus potentes grupos comerciales que transportan millones de abejas a través de miles de kilómetros de distancia, o aprendices de brujo que dejaron escapar de un laboratorio una mezcla de abeja africana, que hace de Hannibal el Pulgarcito de los psicópatas asesinos, te preguntas dónde vamos a ir a parar.MH5En el documental hay unas imágenes impresionantes. El director ha conseguido rodar en China, en uno de los innumerables lugares en los que no existe ni una única abeja en kilómetros a la redonda, centenares de hombres y mujeres con unas pinzas intentando polinizar una a una las flores de un árbol. El éxito, evidentemente, sensiblemente inferior al de un enjambre de abejas, no se garantiza. Eso sí, horas de trabajo repetitivo y mucho sudor bajo un sol de justicia es lo único asegurado. Einstein, uno de los primeros que insistió en la importancia de las abejas en el ciclo vital, escribió que si desaparecen, el hombre a lo sumo sobrevivirá 4 años. La cuestión primordial es conocer desde cuándo tendremos que empezar a contar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s