Siete Cajas, Paraguay 2012


Existe un momento, que quedará grabado en mi memoria para siempre, del pasado Festival de San Sebastián de 2012: la proyección pública (nada de pases de prensa) de Siete cajas. El único y verdadero juez del séptimo arte, el conjunto de los espectadores (sala repleta, por supuesto), unánimemente unidos ante una historia, inmersos en la pantalla, riendo, sufriendo, luchando, corriendo y respirando con los protagonistas. La función primitiva, y más importante, del cine lo ha conseguido una producción paraguaya. Nada de gringos ni tacos en inglés, puro español y guaraní en un film extraordinario.Son las 4 de la mañana en el Mercado 4 de Asunción, la capital de Paraguay, 40 grados y la temperatura todavía va a subir más. Victor (no cantemos victoria todavía) sueña ensimismado ante varias pantallas de televisión que un día será famoso. Como a todos, el sueño es lo único que todavía no nos quitado. Nos quedan los sueños, y la vida es sueño. Pero el Mercado 4 es, en realidad, una jungla. El trabajo es duro, la competencia sin límites ni piedad. El Mercado 4 es la vida y no un sueño de vida.Un encargo inesperado: transportar 7 cajas de un extremo a otro de las 8 manzanas que cubre el mercado a cambio de 100 dólares. Un billete que Víctor ve por primera vez. Un sueño que se puede hacer realidad. Pero atravesar el Mercado 4 se convierte en algo muy complejo y lleno de sobresaltos: una caja robada, un móvil perdido, la policía que se mezcla en el tema, el resto de los carretilleros que intentan conseguir la mercancía… El encargo no es fácil, la vida tampoco pero la película es maravillosa.Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori, sus directores, me han convencido de que el cine en español es cuestión de ideas y no de presupuesto. De talento y no de enchufes o buenas relaciones con la prensa. De vitalidad, energía y emoción. Es sin duda, la confirmación de que el cine todavía nos puede unir y divertir hasta un punto insospechado.La sala repleta se veía representada. Cuando acabo la proyección los directores apenas podían avanzar. Rodeados de compatriotas (no me imagino lo que puede ser en su país), emocionados, orgullosos y contentos de asistir a una proyección que emociona, convence y encanta desde el primer fotograma. Unos personajes excepcionales y unas ganas tremendas de que esta pareja de directores haga su próxima película YA. El cine les necesita. Siete cajas es la sorpresa más inesperada y gratificante del año cinematográfico. Por favor, que se estrene muy rápidamente….

2 comentarios

  1. Buenas!

    Yo también la vi allí en un pase público y me fascinó. Está sin ningún tipo de dudas entre mis dos películas favoritas del festival, junto con otra ópera prima, Bestias del sur salvaje

    Yo también estoy esperando que la estrenen o por lo menos que salga a la venta

    Un abrazo!

    Me gusta

  2. Solo puedo decir….eso,por favor que se estrene cuanto antes!!!,,que no tengamos que ver la película en formato casero.
    Un saludo

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s